domingo, 1 de mayo de 2011

Tarde lluviosa,
el mirlo picotea el suelo
y vuelve

2 comentarios:

J. C. dijo...

Bello y sentido.

Plasmaste el instante.

Saludos!!!

Aprendiz de Haiku dijo...

Sí, resulta curioso contemplarlos. Muchas gracias, JC por comentar.

Un saludo